novedades
<< VOLVER

Tips para poner nuestra vivienda a punto para salir a la venta

En los último años el mercado inmobiliario ha atravesado un parate. Hoy con la liberación del dólar, parece de a poco, reactivarse la compra/venta de inmuebles.

Gustavo Yankelevich y Máximo Ferraro, diseñadores de Estudio Modo Casa, nos acercan algunos tips para ayudarnos a preparar nuestras viviendas y así mejorar nuestras posibilidades de venta.

Ofrecer nuestra casa a la venta significa vender un estilo de vida, aún cuando no se trate del propio. No significa rediseñar nuestro hogar, sino diseñar escenarios donde cualquiera pueda sentirse cómodo e imaginarse viviendo allí.

Los estilos y los gustos pueden variar infinitamente, pero hay algo que los unifica: un lugar ordenado, limpio, funcional y cálido.

- Limpiar y ordenar. Muchas veces vamos acumulando en diferentes rincones de nuestra casa cosas que no deberían estar ahí. Aquí ayuda mucho la mirada de un externo. Invitar a algún amigo detallista a que nos indique las cosas que podemos guardar fuera de la vista de los que nos visiten.
La limpieza de tapizados y alfombras en manos de especialistas producen cambios importantes.

- Despersonalizar la casa para que el que vaya a verla pueda imaginarla como propia. Deben evitarse las fotos, la sobre carga de detalles del propio estilo, o adornos. Se trata de quitarle el "hogar" a nuestra "casa". Pensarla como si fuera a alquilarse de manera temporal o como un hotel.

- Micro cambios con poco presupuesto: pintar las puertas y ventanas, o simplemente una pared para generar una "lavada de cara" y emprolijar nuestra casa renovando detalles.

- Neutralizar los ambientes. No sabemos si el interesado puede ser una mujer, o un hombre, o si se trata de una familia, o quien tiene la palabra final o el poder de decisión sobre la compra, por lo que sugerimos buscar la neutralidad en la decoración. Muebles, fundas, acolchados en colores arena, bizón, pueden ayudarnos a causar este efecto. Las paletas cromáticas neutras facilitan el trabajo de despersonalización.

- Generar amplitud. Despojar la casa de muebles u objetos de decoración, o la colocación estratégica de espejos nos darán una sensación de amplitud realzando las propiedades del inmueble. Lo mismo si utilizamos colores claros en la decoración de los ambientes, que a su vez otorgarán luz.

- Espacios de guardados. Es uno de los puntos fuertes. Se recomienda ordenar los placares y, en la medida de los posible, no mostrarlos llenos para que el comprador perciba que le sobrará lugar de guardado.

- Los exteriores, ya sea un balcón o un jardín es importante que se encuentren en buen estado. El mantenimiento de las plantas habla de la dedicación del dueño de casa.

- Cuidado con olores. Se recomienda evitar los sahumerios y ventilar muy bien los diferentes ambientes antes de recibir a los potenciales compradores. Los aromas pueden resultar un condicionante.

Por último, recomendamos sacar las fotos que se publicarán para la venta una vez repasados los puntos anteriores. No hay lugar a segundas impresiones, así que si estamos preparados para el proceso de venta, el mismo se dará con mayor éxito.

Recordemos que buscamos vender la idealización de un estilo de vida, y no nuestra rutina de todos los días.