Barrio Privado

USUARIO: HOMBRE SOLTERO 40 AÑOS
SUPERFICIE: 600 mts2
PROYECTO Y DIRECCION: ESTUDIO MODO CASA
AÑO: 2014

Desde el inicio esta casa se planteo como un gran desafío.
Con una imagen arquitectónica bien contemporánea y racional el interior debía ser distinguido pero como premisa priorizando el confort y la calidez.
Para ello hicimos un exhausto estudio de formas, materiales y colores. La madera es protagonista, aparece como plataforma en casi todos los pisos de la casa, luego en el equipamiento que según los espacios y la forma de habitar va cambiando el tipo de acabado y tono de lustre.
Para el acceso buscamos romper con lo tradicional y a modo de recepción aparece un bar que se arma con una barra con tapa de mármol calacatta y como fondo una estantería revestida en espejo.
El toilette es íntimo y sugerente. Tiene un revestimiento perimetral que combina cuero y espejo en fajas verticales. Allí se erige la bacha que es una columna en mármol marrón emperador con tratamiento de anticatto.
La sala sorprende por su escala y tiene como fondo una biblioteca que se exige entre los muros en un lustre diseñado especialmente para la obra.
Aquí aparece el cuero y como elemento diferente un gran sofá tipo camastro muy cómodo con funda en lino, en contra posición y casi a propósito el comedor formal y muy elegante, mesa con tapa de mármol calacatta, de fondo dos espejos grandes casi fuera de escala enmarcados por algo de verde y en las puntas de mesa dos sillas altas otorgando jerarquía. El cortinado de género pesado termina de armar y dar marco a la escena.
Para la galería y quincho la imagen es descontracturada y 100% vivible.
Por un lado un lugar de lounge con un Chesterfield en cuero gastado frente al hogar y por el otro lado la mesa con un trabajo arenado y decapado con bancos y sillas con apoya brazos. Un espacio para el disfrute y que invita a la reunión.
La casa tiene 3 plantas. En el primer piso aparece el cuarto del niño, la idea siempre fue priorizar el confort y la calidez, muebles clásicos con molduras y acabado patinado. Un cuarto cómodo e infantil. Los muros se entelaron en arpillera y la iluminación tiene una imagen industrial.
Combinando la imagen de este cuarto aparece el playroom incorporando aquí el hierro oxidado y como remate el camastro con funda de género liviano.
El cuarto de huéspedes podría ser un cuarto de hotel simple, básico pero sumamente elegante. Un muro entelado en lino es fondo de un gran cabezal de cama. Los colores habanos y visón son parte de esta composición.
En el segundo piso y como remate de este proyecto aparece el cuarto principal, masculino sobrio y elegante. Un tabique revestido en madera es divisor entre el espacio de dormitorio y un escritorio.
El cabezal de cama es un revestimiento en cuero con un dibujo tipo matelasse. El cortinado perimetral en una piel que envuelve y genera escenas diferentes: Persianas con tablas de madera y cortinados en pana que aportan distinción y calidez.
Cuero, madera, mármol la escena de esta suite que invita al disfrute en todos los sentidos.