Devoto

USUARIO: MATRIMONIO Y 2 HIJAS
SUPERFICIE: 200 mts2
PROYECTO Y DIRECCION: ESTUDIO MODO CASA
AÑO: 2013

El encargo al ESTUDIO MODO CASA debía desarrollarse en un amplio y luminoso departamento ubicado en el barrio de Devoto, con una funcionalidad que desde el comienzo planteo un desafío. La cocina semi integrada al living comedor aportaba una gran amplitud visual y espacial, pero era necesario separar las áreas para generar privacidad y optimizar el funcionamiento. Entonces, con la disposición de columnas de madera se genero un muro divisor y se logro separar la cocina dotando de la privacidad necesaria al espacio comedor.
La división entre la cocina y el espacio comedor también fue importante porque las columnas forman parte de la composición utilizada como revestimiento y mueble de tv en el muro principal del estar. Ese revestimiento es una combinación de texturas: maderas y entelados.
El estar plantea una composición original; un sofá tipo rinconero diferente en su composición, quebrado en uno de los extremos para generar mejores visuales hacia el sector de tv. Como remate un sillón redondo con capitoné que sobresale por su geometría tapizado en un azul marino. En el centro mesas circulares que aportan dinamismo y funcionalidad.
La máster suite se creó cómoda y funcional, cuidando el clima y el estilo. El espacio se armoniza con un soberbio cortinado de terciopelo color visón que aporta sofisticación y glamour. En el equipamiento se destaca el imponente cabezal que ocupa todo el muro aplicado a modo de revestimiento en paneles combinados en laca y tapizados, todo amalgamado al mismo tono y contrastando en los laterales dos mesas en laca blanca brillante. Aquí aparece como acento de color también el azul marino en un gran marco de espejo tachonado.
Con la misma consigna que para el resto de la casa, se cuido con delicadeza el clima en los ambientes privados. La consigna para el dormitorio de las hijas fue como fuente de inspiración los colores vibrantes y la premisa de generar espacios en donde predomine lo alegre y juvenil. Para los muros en ambos dormitorios se eligió el mismo recurso: entelados, pero realizado en fajas verticales y estudiando cuidadosamente la combinación en la paleta de colores para que cada cuarto sea único. Una vez más aquí las cortinas son protagonistas, se funden con el entelado, generando continuidad y aportando movimiento. Coincidente con otros espacios el equipamiento también es de acabado blanco, de líneas contemporáneas pero con cierto dejo de romanticismo.