Puerto Madero

SUPERFICIE: 200 mts2
PROYECTO Y DIRECCION: ESTUDIO MODO CASA
AÑO: 2012

El encargo a ESTUDIO MODO CASA debía desarrollarse en un amplio y luminoso departamento ubicado en Puerto Madero, con una funcionalidad que desde el comienzo planteo un desafío. La cocina integrada al living comedor aportaba una gran amplitud visual y espacial, pero era necesario separar las áreas para generar privacidad y optimizar el funcionamiento. Entonces, con la construcción de un muro seco se separo la recepción y se doto de privacidad al espacio comedor.
El trabajo entre la cocina y el estar también fue importante, la cocina relacionada con el estar-comedor, necesitaba una división sutil que, sin separar formalmente ambas áreas, diferenciara sus funciones. Esto se resolvió construyendo una mesada en isla, que proporciona un plano de trabajo, y con una mesa tipo barra, que se desprende desde un muro bajo revestido en mármol negro Marquina, utilizada para comedor diario. El espacio se completa con una araña y taburetes de estilo francés.
Para el Toilette de recepción se eligieron colores neutros pero con texturas vibrantes, un entelado combinando fajas en distintos tamaños y, en un rincón como icono, una increíble araña que aporta brillo y originalidad a la función del espacio.
Con la misma premisa que para el resto de la casa, se cuido con delicadeza el clima en los ambientes privados “calma y distinción” fue la consigna para el dormitorio de las hijas tomando como fuente de inspiración las playas y los paisajes mediterráneos. Para los muros entelados se eligió una paleta en la gama de los verdes, con detalles en colores vibrantes tanto en la carpeta como en los objetos decorativos. El sutil contrapunto entre la madera gastada y el mimbre con los muebles laqueados en blancos y los géneros, colabora con la imagen juvenil y ecléctica del dormitorio. Impacta la araña central de piel de mimbre.
En el dormitorio del hijo, amante del cine, se busco un clima escenográfico y masculino. El color habano como protagonista, iluminación tenue, maderas oscuras, y géneros pesados combinados con cuero, lograron el objetivo, al que también sumaron la iluminación con tachos de escenario, las cortinas venecianas de madera y el muro entelado color chocolate. La carpeta de hilo sisal funciona como una gran plataforma que unifica espacios y funciones.
La máster suite se creo cómoda y funcional, cuidando el clima y el estilo. El espacio armoniza dos áreas definidas: la destinada al descanso y la que se genera en torno a la mesa junto al ventanal, ideal para un desayuno compartido. Todo ello envuelto en un soberbio cortinado de terciopelo color visón que, a modo de segunda piel, aporta sofisticación y glamour. En el equipamiento se destaca la laca blanca brillante y el cabezal coronado con dos arañas imperiales.